ENCUENTRO FORTUITO CON LA MEMORIA HISTÓRICA

 5 de septiembre de 2020

Este verano tan diferente de 2020 ha cambiado las rutinas de verano de mucha gente; entre ellas las mías. Nos ha confinado, de alguna manera, en pueblos a los que estamos ligados por razones diversas. Y en uno de estos pueblos, en el que he pasado todo el mes de agosto, he decidido abrir algunas cajas que dormían en el garaje y que recogían el pasado remoto de mis padres.

¡Grandes sorpresas me esperaban! Cartas de novios de mis padres, los libros y apuntes de Magisterio de mi madre, … Y, de pronto aparecen cuadernos de la escuela de mi madre de los años 37, 38, 39, … cuando mi madre contaba con 10, 11, 12, …. años. No es descriptible el ensalzamiento del Caudillo, el número de veces que aparece ¡Arriba España! (una por día en algunos momentos), los cantos al Alzamiento Nacional los 18s de julio del 37, 38, …, junto con la bandera de Falange Española, …y todo el adoctrinamiento imaginable y más.

También encontré algunos cuadernos de mis tías, mayores que mi madre, del año 33. El tono, la estética, la ética eran totalmente diferentes. Por ejemplo, en una redacción de una de mis tías, antes de las elecciones de 1933, habla de estas y señala que se presentan partidos de izquierdas y de derechas; y que la maestra habla mejor de Acción Popular[1], aunque ella reconoce que no entiende mucho. Tenía entonces 12 años.

Pero la joya de la corona es un cuaderno de mi madre del curso 1936-37. Por lo que había leído estaba claro que el 18 de julio del 37 ya habían llegado al pueblo las tropas fascistas. El cuaderno me iba a revelar cuándo, entre otras muchas cosas.

En la Figura 1 se puede ver la primera página del cuaderno. El 5 de septiembre comenzó el curso con un adelanto de 15 días como consecuencia de la guerra civil para proteger a los niños, tal y como se puede leer en el texto. Fijaos que las aparecen los números de página en la parte superior, izquierda o derecha.

En la parte inferior se observa la bandera en la que se puede apreciar fácilmente que la banda inferior parece haber sido retocada, borrada y pintada de nuevo. Es fácil adivinar la causa. Se trataba de la bandera republicana tricolor, en la que se borró el color morado para transformarla en la bandera roja y gualda.



 Figura 1.  Comienzo del curso 1936-37.
 

En la Figura 2, correspondiente al día 28 de septiembre del 36, se puede observar que el escrito se titula “Los derechos de los niños”. Y en el texto se describen los derechos de los niños según la Constitución Española de 1931. Merece la pena leerlos con detenimiento. Todos hablan del imprescindible desarrollo de los niños, tanto física como intelectual y moralmente, y de su necesaria protección, sobre todo en momentos difíciles. Pero a mí personalmente, me parecen reseñables el cuarto:

Deben ponernos en condiciones de ganarnos la vida sin que nos exploten.

Y el quinto:

Los niños debemos ser educados con el mayor esmero y con los mejores sentimientos y así tendremos buenas cualidades que pondremos a disposición de nuestros semejantes, para hacer una Humanidad mejor.

 



Figura 2. Derechos del niño, texto del 28 de septiembre de 1936.

 

 Pero todo cambia en la página siguiente del cuaderno. Así, el día 16 de octubre de 1936, mi madre escribe sobre “Lo he hecho el jueves por la tarde” y un dibujo ilustra lo que hicieron esa tarde: volver a poner el crucifijo en las aulas, bajo la explicación de la Maestra (Figura 3).


Figura 3. Lo hecho el jueves por la tarde, texto del 16 de octubre de 1936.


La siguiente página corresponde al 23 de octubre de 1936 (Figura 4), bajo el título "La reconquista de la Iglesia y la reposición de los Crucifijos en las escuelas". El título es sugerente, la Iglesia reconquistando su poder. Tuve que leerlo dos veces, empaparme de lo que decía. Me costaba asimilarlo, a pesar de lo que sabemos sobre la dictadura franquista y la guerra civil. Era tan brutal el cambio al pasar de una hoja del cuaderno a otra. A mi madre con 9 años se le hablaba y se la hacía escribir con desprecio sobre los “rojos”. ¡La diferencia es clara! No había encontrado en las hojas anteriores ni una sola referencia al golpe militar, salvo que había que proteger a los niños en época de guerra. Y después del desprecio hacia los rojos, vienen los “buenos” que iban todos juntos a misa, reponían los crucifijos en las escuelas (parece que por segunda vez porque ya lo habían hecho anteriormente, justo en la página anterior) y luego desfilaban los falangistas, cantando el “Himno Fascista” (sic), escrito con todas las letras y sin pelos en la lengua. 


Figura 4. La reconquista de la Iglesia y la reposición de los Crucifijos en las escuelas,

texto del 23 de octubre de 1936.

También quiero llamar la atención sobre el entorno machista. En el texto de la figura 4 se puede leer que el Maestro habla en el acto. Lógicamente debe ser el maestro de los niños, pero no la maestra de las niñas. Desconozco si el maestro es el que yo conocí muchos años después, allá por los 60s. El maestro que yo conocí era mayor, falangista y decía para qué quieren saber estos niños leer si luego van a ir a trabajar al campo. ¡El maestro! Ni más ni menos igual que al que canta Patxi Andión.

La educación, más bien adoctrinamiento, de la dictadura franquista caló profundamente en la sociedad española. No solo en la generación de mis padres, sino también en la nuestra y mantiene su halo sobre la sociedad española. Recuerdo una discusión relativamente reciente con unos amigos en la que me llamaban exagerada, entre otras cosas, por mantener que el Spain is different es cierto por la profunda marca, huella, cicatriz que dejo el franquismo, intencionadamente, en nuestra ciudadanía. Claro con la inestimable ayuda de la Iglesia Católica. Por algo había que reponer los crucifijos que tanto trabajo ha costado, está costando eliminar de las aulas y las instituciones. Aunque podría asegurar que todavía hay algunas aulas y algunos ayuntamientos y organismos oficiales que los mantienen.

Por esta razón suscribo totalmente, como me suele ocurrir con sus escritos, el artículo de Rosa María Artal del día 3 de septiembre en eldiario.es titulado España, ¿una democracia tutelada aún? Artículo en el que dice:

“De esta forma, se ha permitido que poderosas élites del franquismo y sus secuelas sigan presentes en la España de 2020 incluso. En la justicia, sin lugar a dudas. En las estructuras empresariales –hace poco llamaron "emprendedores de posguerra" a quienes se lucraron del franquismo-, en los amaños que compran, venden, fusionan o regalan desde bancos a la salud. En los medios de comunicación. En cuanto ha hecho posible la insufrible tolerancia a la ultraderecha que vivimos ahora como uno de los mayores peligros que nos acechan. No hace falta raspar mucho para ver la decisiva influencia de todo ese entramado en muchas de las grandes carencias y fallos estructurales de la España actual.

 

El día a día nos muestra la evidencia de estas palabras.

 

 

 

 

 

 



[1] Acción Popular (AP), partido político confesional católico y fundado al proclamarse la Segunda República bajo el nombre de Acción Nacional, que cambió de nombre un año después. Fue el partido alrededor del cual se articuló la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas).

20 comentarios:

  1. Me parece un documento histórico admirable, único, que debería ser conocido por la gente de nuestra generación y por la gente más joven. Junto con tus comentarios y análisis forma un conjunto redondo. Tienes que hacerlo llegar a muchas partes. Que se conozca todo esto bien. Enhorabuena por tu tarea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar, por tus comentarios. Siempre con mucho ánimo y dándoselo a los demás.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Pilar, por tus comentarios. Siempre con mucho ánimo y dándoselo a los demás.

      Eliminar
  2. ¡Con qué emoción he leído este invaluable compendio de documentos históricos y tus magníficos comentarios, mi querida Chusa!. Casi he podido ver a mi madre, prima e íntima amiga de la tuya, escribiendo redacciones similares codo a codo con la tuya en la misma escuela, con su buenísima maestra. ¡Cómo me gustaría ser tan privilegiada como tú y contar con sus escritos! Desgraciadamente, sus situaciones eran bien distintas. Mi madre ese 1936 y con apenas 9 años tuvo que abandonar su querida escuela. La de veces que me contó cuánto lamentaba no haber podido seguir aprendiendo; ella que era tan inquieta, apasionada y curiosa.... Sigue investigando y publicando cosas como esta, querida amiga. Las generaciones presentes y futuras deberían conocer, analizar y comentar todo esto.... ¡Enhorabuena con mayúsculas por este gran trabajo! Por cierto, el maestro que tú y yo conocimos era de la edad de nuestros padres; por tanto no era él, aunque sería otro cacique similar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tus comentarios siempre certeros y tan personales. No sabía que tu madre ese fatídico año del 36 tuvo que dejar la escuela. Puedo imaginar el dolor que has sentido al leer este artículo. Tengo varios cuadernos de mi madre y algunos de mis tías anteriores al 36, seguiré escribiendo sobre ellos, porque estos comentarios me animan a hacerlo.
      Gracias por la aclaración sobre el maestro. Nunca puede entender que se llamase maestro.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, Chusa. Lo q no haya en trasteros y garajes...Estoy por no tocar el mío y q mis hijas se sorprendan algún día con hallazgos como el tuyo... 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, seguro que en tu caso tus hijas podrán encontrar documentos del estilo de este, que seguro que las emociona. No recojas tu trastero ni tu garaje. Gracias, Loles.

      Eliminar
  5. Sin duda un documento, familiar e histórico a la vez. Enhorabuena por encontrarlo y disfrutarlo. Gracias por compartirlo y ponerlo en contexto.

    ResponderEliminar
  6. Mi amiga Chelo Merino me hace llegar el siguiente comentario: "En una escuela rural y en un texto escrito con la letra de una niña pequeña hemos estudiado la República y el fascismo. ¿Por qué he recordado a Antonio Benaiges, maestro de un pueblecito burgalés, que soñaba con mostrar el mar a sus alumnos y el fascismo segó sus sueños y su vida? "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Chelo, por tu comentario y por recodarnos a Antonio Benaiges.

      https://www.mmb.cat/es/exposiciones/antoni-benaiges-el-maestro-que-prometio-el-mar/

      Eliminar
  7. Sencillo, bellisimo, concluyente. Gracias. No es un viaje a un pasado que debamos recordar. Es la palabra de una niña y de un gobierno democrático, avanzado, republicano entonces que habla de lo que debe ser la escuela, el gobierno, los valores...y después lo que fue y es el fascismo: civilización o barbarie. La disyuntiva sigue siendo la misma. La lucha de todos los seres humanos que creemos en el progreso sigue estando ahí, en la libreta de una niña
    Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Es un documento maravilloso, tu explicación, perfecta. Lo comparto con colegas. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sol, por compartir y por tu comentario. Nos conocemos. Me alegro de que te haya llegado.

      Eliminar
  9. Pocas veces se encuentra uno con un documento tan importante para conocer el peso de la Historia en la vida cotidiana. Gracias por darlo a conocer. Comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que fue una suerte encontrarlo y, sobre todo, que mis padres lo hubiesen guardado. Gracias por tu comentario y por compartirlo.

      Eliminar
  10. Gracias por la preciosidad (en todos los sentidos) del artículo que has compartido. Me gustaría saber tu nombre, porque he buscado en todo el Blog y no sé quién eres (a lo mejor no he sabido buscarlo). Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios. He puesto otro artículo que también recoge una tarea del cuaderno y que he llamado La desbandá, y voy a sacar otro en breve. Mi nombre es María Jesús Martín Díaz. Gracias de nuevo y un saludo.

      Eliminar